Redes sociales, no confundir influencia con volumen

Vivimos inmersos en una realidad en la que  las redes sociales, más allá de una moda, están consolidadas y forman parte de nuestro día a día personal y profesional  con un  crecimiento continuo y  desbordante. Su evolución no deja de ser una inquietud permanente en las compañías.

Durante los últimos años los departamentos de marketing y comunicación han  defendido sus bondades  ante  las direcciones generales y abogado por la importancia de estar en ellas. La premisa es simple, “hay que estar donde nuestros clientes, actuales o potenciales, también están”.

Además mediante un canal nuevo, compatible y complementario con otros, desde el que trazar nuevos lazos de comunicación y fidelización. Sin duda, toda una oportunidad.

Aunque una vez conseguido el primer objetivo de estar, crecer en red  y tener  la visibilidad adecuada  para, en ocasiones, miles de  seguidores;  las direcciones generales se empiezan a plantear los siguientes pasos: ¿Y ahora, qué? ¿Quiénes son nuestros seguidores? ¿Es el público al que queríamos captar el que realmente nos sigue? ¿Las propias redes nos permiten segmentarlos para hacer campañas personalizadas y dirigidas? 

La respuesta en muchos casos  es un silencio contenido que invita a reflexionar sobre una realidad muy extendida, conocemos el número, el volumen, pero frecuentemente  no sus identidades, ni por qué nos siguen, o qué comunidades internas se crean así como su grado de conexión o interactividad.   Y este vacío en el mejor de los casos,  ya que la falta de datos es aún más flagrante cuando, en los primeros pasos de la estrategia social media,  se ha podido caer  en la tentación de comprar o favorecer seguidores no del todo reales, en facebook  y twitter o  supuestas visitas en youtube.

Imagen

Mi objetivo en el 2014  y creo, con firmeza, que el de muchas empresas,  va a ser intentar conocer y acercarnos  al público que nos sigue en profundidad y alejarnos  del  crecer por crecer.

Sin duda el auténtico reto será conocer a los verdaderos  influenciadores (hubs)  de nuestro  sector o segmento, compartir información o incluso que  nos ayuden a difundir, a hacer llegar nuestros mensajes de manera efectiva.  Pero para ello no podemos  basarnos  en parámetros   como por ejemplo  su  número de  seguidores,  sino  que será necesario utilizar nuevos sistemas de análisis que permitan identificar a aquellas personas que están conectadas o multiconectadas por intereses comunes y afines con la actividad,  identidad, valores, prácticas, o producto de nuestra empresa.

Después de haber crecido en  forma cuantitativa ha llegado el momento  de hacerlo también cualitativamente. Además es muy probable que muchos podamos sorprender y sorprendernos. Sorprendernos con quiénes son en realidad nuestros mejores embajadores en red, más allá del único ratio del número de seguidores, amigos o contactos que ellos mismos tienen.   Sorprender, porque una vez identificados, quizá ellos mismos no sean conscientes del impacto  que generan en red. Por lo que, el que sea capaz de descubrirlos,  conseguirá grandes e interesantes aliados. Grandes retos para el nuevo año

 

Saludos a todos

Alex López  / http://es.linkedin.com/in/alexlopezlopez

Owner Sartia / Experto en Linkedin

Director Retail meeting Point RRHH 365

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s